Los deportes en las escuelas secundarias de Utah pueden costar miles de dólares. Esto es lo que pagan algunos padres

https://www.sltrib.com/resizer/HjiLl4Z3o0KUeG0AqXuO4UYHiAk=/1200x630/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/sltrib/ENXK7TQJ45BMDDOQGBHAR7LZHA.jpg

To read this story in English, click here.

La nieta de Barbara Vogel es una prometedora jugadora de softbol en Copper Hills High School. Ella formó parte del equipo universitario cuando era estudiante de primer año, juega béisbol y podría tener suficiente talento para obtener una beca universitaria.

Pero justo antes de la temporada 2023-24, la primera de la nieta de Vogel en la escuela secundaria, la familia quedó algo sorprendida por lo que le cuesta jugar.

La familia de Vogel pagó más de $1,500 para que su nieta jugara softbol en Copper Hills. En ese costo se incluye la tarifa de participación de $400 requerida por el Distrito Escolar de Jordan y una tarifa requerida de la propia escuela de $1,150. Un banquete de fin de año que cuesta 20 dólares era opcional.

"Fue simplemente una sorpresa", dijo Vogel.

Las tarifas para practicar deportes en las escuelas secundarias de Utah han aumentado en los últimos años. Cada distrito escolar del estado fija sus propias tarifas para los deportes, que se consideran actividades extracurriculares. Las tarifas son costos máximos, lo que significa que es posible que los padres no estén pagando los montos completos.

En el distrito escolar de Salt Lake, por ejemplo, las tarifas máximas para la mayoría de los deportes aumentaron en más de $300 entre los años escolares 2021-22 y 2023-24. Para algunos deportes, como el fútbol y el lacrosse masculino, el aumento estuvo más cerca de los 400 dólares.

La mayoría cobra tarifas distritales para cada deporte, independientemente de la escuela a la que asista el jugador. Sin embargo, en el distrito escolar de Jordan, cada escuela tiene sus propias tarifas además de las que cobra el distrito.

"Fue impactante para mí porque, Dios mío, ¿tienes que pagar para jugar?" dijo Vogel. "En cierto modo convierte el atletismo en una actividad elitista porque estoy seguro de que hay muchísimos niños que jugarían pero que simplemente no pueden permitírselo. Y eso es triste".

Las tarifas que cobran los distritos por los deportes están limitadas no sólo por deporte, sino también por estudiante. Estas cifras difieren según el distrito y el deporte.

En 2018, el estado publicó una auditoría que decía que las escuelas están cobrando a los estudiantes tarifas exorbitantes e incluso ilegales por los deportes. Seis años después, algunas familias siguen teniendo problemas.

Haciendo sacrificios

La escena dentro del Centro UCCU en la Universidad del Valle de Utah el mes pasado fue vibrante. Fue el lugar donde se celebró el primer campeonato estatal de voleibol masculino después de que la Asociación de Actividades de Escuelas Secundarias de Utah aprobará el deporte.

En medio de toda la emoción de múltiples juegos simultáneamente, y entre aplausos para su hijo, Kai, Ashleigh Sorenson lamentó lo difícil que puede ser pagar las cuotas de los deportes, particularmente para familias que tal vez no tengan tantos ingresos disponibles.

"Es difícil mantener el equilibrio y también tener dinero [o tiempo] para las vacaciones familiares", dijo Sorenson. "Es un costo y un compromiso de tiempo para estos deportes. Entonces creo que eso también es una lucha. Pero sin duda es un sacrificio para las familias".

Algunas familias están sintiendo tanto la presión de las tarifas que han tenido que hacer sacrificios financieros en otros lugares. La familia Vogel, por ejemplo, comió menos fuera de casa, cambió sus planes de vacaciones de verano, no compró entradas para Lagoon y pospuso proyectos de vivienda.

"Hay que recortar algo", dijo Vogel, quien agregó que ella y su hijo no pagaron ni un centavo por los deportes cuando crecieron.


(Trent Nelson | The Salt Lake Tribune) Brighton alberga el fútbol de la escuela secundaria East en Cottonwood Heights el viernes 22 de septiembre de 2023. (Trent Nelson/)

El hijo de Sorenson, Kai, juega voleibol y baloncesto en Skyline, que se encuentra en el distrito escolar de Granite. También tiene una hija que nada.

La tarifa máxima para voleibol es de $550 en Granite. Cuesta $900 por baloncesto y $300 por natación.

El voleibol de Kai es el más caro para su familia. Juega en un equipo de voleibol de un club que cuesta $4,800 por año, dijo Sorenson, y eso no incluye gastos de viaje como comidas.

Si bien los programas deportivos de clubes no están bajo el ámbito de las escuelas secundarias, muchos atletas de alto nivel que aspiran a jugar en la universidad juegan para sus escuelas y clubes en el mismo año para obtener la máxima exposición.

Carga máxima, efecto mínimo (para algunos)

Muchos padres no pagan las tarifas máximas permitidas para que sus hijos practiquen deportes. En la mayoría de los casos, sus tarifas se reducen mediante diversos esfuerzos de recaudación de fondos.

Gavin Noyes, cuyo hijo Ilario es estudiante de segundo año en el equipo de tenis de Highland High, dijo que él y su esposa pagan "ni siquiera cerca" del máximo de $1,938 que el Distrito Escolar de Salt Lake City describió para 2023-24. En cambio, dijo, cuesta alrededor de 250 dólares.

Josie, la hija de Jeff Haddock, es una estudiante de primer año que jugó en los equipos femeninos de lacrosse, fútbol y baloncesto en Hillcrest High, que se encuentra en el distrito escolar de Canyons. Dijo que paga alrededor de $350 por lacrosse, $550 por fútbol y $800 por baloncesto.

Las tarifas máximas para estos deportes en Canyons son: $2,570 cada uno para lacrosse y baloncesto, y $2,370 para fútbol.

Haddock dijo que no tuvo que pagar gran parte de la cuota de fútbol debido a la recaudación de fondos, pero esos esfuerzos tuvieron menos éxito durante la temporada de baloncesto. También tiene una hija mayor que jugó fútbol y baloncesto en Hillcrest hace unos cinco años, y dijo que esos deportes "no costaban tanto" en aquel entonces.


(Trent Nelson | The Salt Lake Tribune) Brighton alberga Corner Canyon, baloncesto de escuela secundaria en Cottonwood Heights el miércoles 6 de diciembre de 2023.

Gavin Gustafson tiene dos hijas que practican deportes. Samantha, estudiante de último año, juega lacrosse en Skyline, que está en el distrito escolar de Granite. Gianna juega lacrosse y fútbol en Judge Memorial, una escuela católica privada.

Gustafson dijo que el lacrosse costará $323 en 2022 en Skyline. Este año escolar, sin embargo, la tarifa se disparó a $540, una cifra que, según dijo, lo sorprendió. Los cargos máximos de Granite por lacrosse son de $800.

Mientras tanto, el costo para Gianna por practicar dos deportes en Judge Memorial fue "notablemente menor" que el que le costó a Samantha practicar solo un deporte en una escuela pública, dijo Gustafson.

Los costos son manejables para Gustafson, por ahora.

"Somos lo suficientemente afortunados como para que la cantidad aún no tenga un costo prohibitivo", dijo Gustafson. "Pero no somos tan afortunados".

El hijo de Michelle Martineau es estudiante de tercer año en el equipo de béisbol universitario de Brighton High. Dijo que la familia paga alrededor de 1.500 dólares al año. En Canyons, donde está Brighton, el cargo máximo por el béisbol es de $2,820 en 2023-24. Aumentará en $40 el próximo año escolar.

Martineau está profundamente frustrado por el tipo de recaudación de fondos que se les pide a los atletas y a los padres para reducir las tarifas. Dijo que a los atletas se les pide que soliciten a las empresas locales anuncios publicitarios que se colgarán en el campo de béisbol. Esos carteles pueden reducir $500 de descuento en las tarifas.

Pero Martineau optó por qué su hijo no le solicitara nada. En cambio, tuvo que pagar 600 dólares por un cartel genérico.

Martineau también dijo que tuvo que comprar artículos para una canasta que se usaría en una subasta silenciosa. Y tenía que encontrar personas que jugaran en un torneo de pickleball y pagarán una entrada de 100 dólares.

Martineau dijo que su familia está en una posición en la que pueden pagar las cuotas, pero aun así dijo que "no es lo ideal" porque "es mucho dinero".

Martineau dijo que en otro momento de su vida no habría podido pagar las cuotas.

"Si estuviera en la posición que estaba hace cinco años y viviera de mis propios ingresos, no habría manera", dijo Martineau. "Aunque sé que a mi hijo le encanta el béisbol y estaría desesperado por jugar, no hay manera de que pueda reunir el dinero para hacerlo y aún así poder pagar mi hipoteca y mis cuentas".

¿Valen la pena los honorarios?

Griffin Vagana observó cómo la estelar temporada senior de su hijo Jordyn en Hunter High culmina en el campeonato estatal de voleibol masculino 5A. El atacante externo senior terminó su carrera en la escuela secundaria como uno de los mejores del país en ases de servicio.

Adquirir esa habilidad llevó años y mucho dinero.

Vagana, sentado en el ruidoso Centro UCCU, soltó una carcajada cuando dijo que "apesta" pagar casi $20,000 al año para que su hijo Jordyn juegue voleibol al más alto nivel de preparación. Su hijo juega en Hunter High, que está en el distrito escolar de Granite.

El distrito tiene una tarifa máxima de voleibol de $550, pero Vagana dijo que solo pagó alrededor de $250. Jordyn también juega béisbol, lo que conlleva una tarifa máxima de 1.000 dólares. Nuevamente, Vagana sólo pagó entre $160 y $200 por el béisbol, dijo.


(Leah Hogsten | The Salt Lake Tribune) La escuela secundaria Ogden derrotó a la escuela secundaria Morgan, 1-0, para ganar el juego del campeonato estatal de fútbol 3A el 23 de octubre de 2021 en el estadio Rio Tinto. (Leah Hogsten/)

Lo que cuesta mucho dinero es el club de voleibol en el que juega su hijo. Dijo que el club cuesta $4,800, cada torneo cuesta $350 adicionales y hay costos de viaje involucrados.

Pero cuando se le preguntó si vale la pena pagar tanto dinero por los deportes, la respuesta de Vagana fue rotundamente sí.

"Poder mantenerlo ocupado, especialmente siendo un isleño del Pacífico, mantenerlo fuera de las pandillas y mantenerlo activo, es un pequeño precio a pagar para mantenerlo fuera de problemas", dijo Vagana, que vive en West Valley.

La opinión de Sorenson es similar para sus hijos atléticos.

"Creo que nuestros hijos encontraron cosas que les apasionaban", dijo Sorenson. "Cuando ves que a tus hijos les encanta algo y aprenden lecciones de vida a través del atletismo, es cuando esperas que valga la pena y sientes que así es".

Y Vogel, cuya familia recién está conociendo los costos del softbol de su nieta, no ve un mundo en el que los costos le impidan seguir su pasión.

"Teniendo en cuenta su talento, es algo que mi hijo nunca se negaría a pagar", dijo Vogel.

Traducción por Elias Cunningham.

×