De 1 a 10, cuál es el puntaje de River antes de debutar en la Copa Libertadores y por qué Marcelo Gallardo se refiere a “lo que el hincha le gusta”

River es el mejor equipo del fútbol argentino, algo de eso confirmó en la victoria ante Defensa y Justicia por 2-1 del sábado. Por el liderazgo de Marcelo Gallardo, el entrenador, por la historia reciente, por la propuesta ambiciosa, por las variantes y recursos, por el plantel. Según medios especializados, suma 135 millones de euros, 36 más que Boca, el otro coloso de nuestro medio.Cuenta con la figura de la competencia local, Enzo Fernández, de apenas 21 años y con la clase de un veterano que entiende el juego. Quita, piensa, crea. Y hasta convierte. Le va a durar un suspiro, como ocurre con Julián Álvarez, ahora de capa caída con el gol (más allá de su celebración en la selección), de 22 años y con destino próximo a Manchester City.Armani es un muy buen arquero, Barco entendió rápidamente la propuesta, Palavecino recuperó su mejor versión y los centrales titulares (Paulo Díaz y David Martínez), son de selección, aunque el chileno está afectado por Covid 19.Enzo Fernández cada día juega mejor (Fotobaires/)River, más allá de los nombres, es uno de los favoritos para conseguir la Copa de la Liga y, lo que más le interesa, la Copa Libertadores. El debut con Alianza Lima, programado para este miércoles, desde las 21, en Perú (por el Grupo F, que también integran Colo Colo y Fortaleza, de gran suceso en Brasil, bajo la conducción de Juan Pablo Vojvoda), está en suspenso debido a la crisis social que afecta a Lima, donde el gobierno instauró el Estado de Emergencia.Sin embargo, aún con esos atributos, River no es, todavía, lo que puede ser. O lo que supo ser. Si se traza un balance de 2021, en los 9 encuentros que disputó, alcanza tímidamente un imaginario 7, lo que basta para aprobar la materia, pero está a tres escalones de un campeón. De esos 9, 8 fueron por el torneo local y uno, por la Copa Argentina, ante el débil Laferrere.El triunfo ante Defensa y JusticiaEl aplazo fue el 0-1 con Unión, en el prólogo de esta historia, y lo mejor, acaso, se desató en tramos del 4-0 sobre Gimnasia y el reciente 2-1 ante Defensa y Justicia. Casi, casi, no empata: solo el 2-2 con Racing, luego de estar 2-0. El puñal fue la derrota por 1-0 con Boca. Más allá de convertir a Agustín Rossi en figura, su rendimiento global (y potencial) no superó los 5 puntos.Por eso está segundo en la Zona 1, a dos unidades de Racing. Por eso, no es el equipo más goleador: está a tres de la Academia en ese rubro y tiene la misma cantidad de goles que Defensa y Estudiantes, que tienen otros recursos, más limitados, en cantidad y calidad. Suele River despegar con el transcurrir del tiempo, suele explotar en los momentos decisivos, pero es tan grande lo que provoca, que lo que muestra sobre el campo de juego todavía tiene sabor a poco. Un aprobado.La derrota contra UniónLa primera etapa de la Libertadores es un excelente banco de pruebas, más allá de las obligaciones a futuro. No tiene el colmillo afilado en este espacio, como sí exhibe en los tramos finales. Con una impactante excepción: el 3-0 de Atlético Mineiro en los cuartos de final de la Libertadores pasada. En 2020, llegó a las semifinales, frenado por Palmeiras. En 2019, perdió la final con Flamengo. En 2018, superó a Boca y se consagró en el Bernabéu. El problema, en realidad, ahora mismo, es otro: el calendario y la regulación de los recursos.La última vez de River en la Libertadores pasada, el 18 de agosto, en Belo Horizonte (Yuri Edmundo/)Paulo Díaz y José Paradela dieron positivo de Covid-19. El equipo millonario (por la propuesta táctica y física), suele provocar en el plantel serios contratiempos musculares y sus derivados. Es un llamado de atención a futuro: con el triunfo frente al Halcón incluido, River debe afrontar 9 encuentros en abril. Le quedan ocho: tres, de la Libertadores.Enzo Pérez, Quintero, Barco, Romero, Suárez y Martínez no están en plenitud física. Ahora, se suman los casos de coronavirus. El Muñeco evalúa la rotación para el debut copero. Lo que ocurre ahora, es exactamente lo que no pasará en el porvenir: lo mejor aquí, las alternativas, en el exterior. Bruno Zuculini, Marcelo Herrera, González Pirez, Matías Suárez y Tomás Pochettino están listos para el recambio.Lo explica el entrenador: “El sistema es el juego. Vamos cambiando de acuerdo al rival que enfrentemos, al contexto, a cómo vea a los jugadores. Veo bien al equipo. El grupo local nuestro es muy parejo, hay muchos equipos arriba, en un lote que va a definir a los cuatro primeros. Estamos bien, vamos a tener que enfrentarnos con todos. Como habrá otros equipos que van a competir internacionalmente, vamos a estar muchos en la misma sintonía. Si tengo la posibilidad de que este grupo de jugadores vaya alternándose y que no resientan la estructura, mucho mejor. Eso es a lo que apuntamos: cambiar lo justo y necesario y que, los que entran, estén en la misma sintonía”.Marcelo Gallardo señala el camino de River (MAURO ALFIERI/)La delegación viajará este martes a las 15.30 desde Ezeiza, y tras el partido del miércoles por la noche regresará a Buenos Aires para preparar el encuentro frente a Argentinos, este domingo, a las 19, por la Liga Profesional. El equipo peruano se presenta con una inactividad de casi tres semanas; luego de quedar libre y del receso por la doble fecha de las eliminatorias sudamericanas, no pudo jugar ante Sport Huancayo, por una huelga de camioneros.Alianza Lima, que suma tres derrotas seguidas en la Liga local y marcha 15° en la tabla de posiciones, es dirigido por el argentino Carlos Bustos y una de sus figuras es Hernán Barco. Está a 13 puntos de Binacional, el líder.Más allá de la relativa dificultad de su adversario peruano, la certeza es que River (todavía) no fluye en toda su dimensión. Debe patear 17 veces (7 al arco) para marcar dos goles, como ante Defensa. Debe patear 16 veces (8 al arco) y convertir al arquero adversario en figura, como frente a Boca. La posesión, no se discute: 62, 63 por ciento, en uno y otro caso. Y un llamado de atención, propio del ciclo del Muñeco: los rivales olfatean huecos, lo complican con pelotazos cruzados, con la pelota parada. Y el equipo millonario, a veces, queda expuesto en el retroceso.📋 Los convocados para el debut en la @Libertadores frente a Alianza Lima en Perú 💪#VamosRiver ⚪️🔴⚪️ pic.twitter.com/KdYYsu2uWv— River Plate (@RiverPlate) April 4, 2022Se inclina con un elástico 4-1-4-1. Cambiante, audaz y en sintonía con la antigua “manta corta”. Por eso, es interesante el análisis de Gallardo. “Más allá del dibujo, el funcionamiento es lo que más debe importar. Si nosotros estamos convencidos de cómo queremos jugar, el dibujo, el sistema, es secundario. Tenemos una idea de juego, y a medida que vamos jugando, vamos a sentirnos más cómodos. Tenemos errores: al defender alto, los rivales (Defensa, por ejemplo) nos complican con pelotas profundas...”Insiste el conductor, con el paladar del Mundo River: “Cuando corregimos eso y cuando fluimos, sabemos defendernos con la pelota, con movilidad y seguimos apostando al ataque, eso es lo que le gusta al hincha de River. Más allá de ir ganando, seguimos apostando por el ataque. Se requiere cierta valentía para seguir jugando así. Por eso, vamos a seguir corriendo riesgos. Nos van a complicar de contragolpe, pero lo nuestro es esto, es esta identidad”.La identidad. Allí en donde debe empezar todo. River viaja en esa dirección, tan cerca, tan lejos del ideal.

×