Catar, de polémico anfitrión a primer eliminado

Tras las dos primeras jornadas de grupos, Catar está eliminada del Mundial. La selección anfitriona se convierte así en el primer equipo matemáticamente eliminado de la Copa del Mundo. Anecdótico cuanto menos. Si bien la selección de Gales está prácticamente fuera, no lo está de manera matemática gracias al punto que lograron ante Estados Unidos en la jornada 1. Tan solo una carambola que pasa por resultados muy concretos -y con la necesidad de ganarle a Inglaterra en la jornada 3- los clasificaría, pero todavía tienen alguna posibilidad. Remota, pero existe. Es por eso que, tras dos partidos y cero puntos en su casillero, Catar está fuera de su propio Mundial, y recordemos que se enfrentan a Países Bajos en su última fecha. Con el nivel de la selección catarí se especuló muchísimo. Los actuales campeones de Asia partían como candidatos a caer en fase de grupos, pero se esperaba bastante más de ellos. Países Bajos y Senegal parecían ser bastante superiores, así como Ecuador, respecto a la que había algunas incógnitas que se saldaron rápidamente en el partido inaugural. Todo el trabajo que se lleva haciendo desde hace años en la Academia Aspire para preparar a la selección local de cara a esta cita parece haber sido tiempo y dinero perdido viendo las actuaciones de los catarís. Por suerte para ellos el dinero no es un problema, pero el tiempo es otra cosa, pues eso no se puede comprar. Además han desperdiciado la oportunidad de lucirse en una Copa del Mundo como anfitriona, algo que seguramente no vaya a volver a suceder en muchísimos años. Lo cierto es que los de Félix Sánchez nos dejan con la sensación de que no están ni cerca del nivel necesario, algo que, por otra parte, no es cierto pues para ganar la Copa de Asia hace falta superar a selecciones como Arabia Saudí, Japón, Corea del Sur o Australia, entre otras. Selecciones que sí son capaces de competir al nivel necesario en los Mundiales. La sensación principal es que el escenario, la presión y la responsabilidad les pesó demasiado. En ambos partidos -tanto contra Ecuador como contra Senegal- los errores individuales fueron una constante: en el partido inaugural contra Ecuador, una salida terrible de Al Sheeb, el portero, le costó el primer gol, aunque después sería anulado por fuera de juego. El mismo guardameta sería el autor del penalti sobre Enner Valencia que después transformaría él mismo. Apartando el foco del portero, en el segundo tanto de Ecuador, también de Valencia, los defensores perdieron su marca posibilitando que el capitán de la selección americana rematase de cabeza a placer. Sánchez decidió hacer algunas modificaciones de cara al partido contra Senegal, vital para no quedar eliminados, y una de ellas fue en la portería. Dio entrada a Barsham que, lejos de mejorar la actuación de Al Sheeb, la empeoró. Salidas en falso, mal juego de pies, errores groseros en las decisiones y en salida de balón… Un auténtico desastre. Un servidor pudo contar hasta cuatro o cinco errores de bulto del guardameta de 24 años, suplente del mismo Al Sheeb en el club que ambos comparten y al que pertenecen la mayoría de los internacionales por Catar, el Al-Sadd. Si bien sus errores casi no se pueden contar con los dedos de una mano, el primer tanto de los senegaleses llegó por uno de un defensor. En un centro sin demasiado peligro, uno de los centrales trató de despejar pero, lejos de lograrlo, dejó el balón muerto a su lado al mismo tiempo que se cayó hacia atrás. Desde el suelo le fue imposible llegar al balón para sacarlo de la zona y Boulaye Dia llegó como una locomotora para empalar la pelota en el fondo de la red. El segundo tanto de Senegal llegó en un saque de córner, más mérito de la pizarra de Aliou Cissé que demérito de la defensa local. Si bien en la segunda mitad Catar apretó y tuvo buenas ocasiones, incluso anotaron el 1-2 rondando el minuto 80, no bastó para lograr ni un mísero punto que mantuviera las matemáticas de su lado. Senegal todavía marcaría el tercero para eliminar cualquier opción de remontada. De esta forma, Catar se convierte en el primer eliminado del Mundial de Catar 2022. Esto, en parte, hará creer a los más supersticiosos que es una acción del ‘karma’ por toda la polémica que rodea a la organización, desde la misma adjudicación del Mundial hasta casos concretos de prohibiciones o restricciones de ciertas libertades, pasando por el tema que ya todos conocemos relacionado con el colectivo LGBTI. Para mí simplemente es un tema de que fueron claramente inferiores a sus dos primeros rivales y, como anfitriones e integrantes del Grupo A, son de los primeros equipos en disputar cada jornada por lo que, eliminados o clasificados, iban a ser uno de los primeros. Con esto se termina la andadura de Catar en su primer Mundial a falta del partido de la jornada 3 ante Países Bajos, partido en el que tendremos que ver cómo responden: si con sumisión ante una selección claramente superior o si tiran de orgullo y dan una sorpresa que ya no les serviría de nada en términos de clasificación. Es hora de irse para casa, aunque por suerte para ellos, no viven lejos. Imagen de cabecera: Getty Images

×