Pepe, Manolo y Lucas

Los cambios siempre cuestan. Los cambios de hora, de estación, de armario, de trabajo, de piso… Los cambios, en general, cuestan y son difíciles, además tienen su propio proceso de transformación que, en el mejor de los casos, puede ser corto o, en el peor, todo lo contrario. A mí, personalmente, me dan dolor de [...]Leer más...

×