Tropiezo albiazul en El Plantío (3-0)

img

Podía pasar y pasó. Tras nueve fechas, el Deportivo Alavés conoció el amargo sabor de la derrota. Ante un Burgos que, de la mano de su guardameta José Antonio Caro ha firmado el récord de imbatibilidad en un comienzo de Liga, el cuadro albiazul cayó por primera vez esta temporada. El atractivo lo pusieron en las gradas de El Plantío los cerca de 3000 aficionados albiazules que se desplazaron a la ciudad vecina. En el verde, los jugadores de Luis García Plaza no encontraron la forma de abordar a su rival. No se encontró cómodo el Glorioso ni con balón ni sin él. La intensidad del Burgos ahogó al cuadro vitoriano, que nada más comenzar la segunda mitad se vio en desventaja. Gaspar culminó una buena jugada y batió a Sivera. Movió el banquillo el entrenador albiazul. Sin resultado. Tras un córner a favor, Momo recorrió más de 50 metros y superó con sutileza la salida del guardameta de Jávea. La doble ventaja fue decisiva. Se lesionó Duarte y en el desorden final, con el equipo en inferioridad sin posibilidad de cambios, llegó el tercero. Demasiado castigo para un líder que lo seguirá siendo esta noche, con la inmediata opción de revancha este miércoles en Mendizorrotza.

×