El Molinón de Orlegi es un estadio de élite, blanco, con formas onduladas y rodeado de zona verde

img

"Estamos ante una de las obras arquitectónicas más importantes en la historia del fútbol español". La frase la pronuncia, a preguntas de LA NUEVA ESPAÑA, una de las fuentes implicadas en la candidatura de El Molinón para ser una de las sedes que acoja el Mundial 2030 y sirve para resumir la magnitud de un proyecto que supera, con mucho, las expectativas iniciales. Si la candidatura ibérica (España y Portugal) obtiene la Copa del Mundo y el estadio más antiguo del fútbol español pasa el corte, como todo apunta a día de hoy, para convertirse en una de las once sedes elegidas –hay catorce candidatas–, Orlegi Sports tiene prevista una construcción faraónica, cifrada en unos 300 millones de euros, que afectará no solamente al campo del Sporting, sino también a gran parte de su entorno. En definitiva, a toda la ciudad. El plan recoge una enorme infraestructura blanca, con formas onduladas en homenaje al Cantábrico y a la Mareona, con un aparcamiento subterráneo y rodeada de una enorme zona verde. La obra implicaría moverla varios metros respecto a su posición actual.

×