Szczesny se viste de héroe y lleva a Polonia a acariciar el pase a los octavos del Mundial

img

Polonia logró un triunfo fundamental en sus aspiraciones mundialistas (2-0) ante una Arabia Saudí que mereció mucho más, pero a la que un monumental Wojciech Szczesny y un gran Robert Lewandowski desarmaron. El conjunto polaco da un paso al frente en busca de los octavos de final, acariciando ya la clasificación que podía haber certificado el conjunto árabe en caso de haber ganado. Ahora, se la tendrá que jugar en su último choque ante México.

Arabia Saudí llegaba al encuentro con la intención de confirmar el histórico resultado cosechado días atrás ante Argentina (1-2), a sabiendas de que un nuevo triunfo, en esta ocasión ante Polonia, la daría al combinado entrenado por Hervé Renard la clasificación a octavos de final de manera más que sorprendente. Pero, en realidad, la campanada era más por nombre que por juego, por el combinado árabe ha demostrado ser una de las selecciones más atractivas y valientes del Mundial.

El Confidencial

No en vano, los 'Halcones Verdes' mostraron sus credenciales desde los primeros compases de partido. Con Al Dawsari, Albirakan y Al-Shehri muy activo, Arabia Saudí aprovechaba la velocidad para tratar de encontrar huecos a la espalda de Polonia. Y ya en el minuto 12 tuvo que aparecer Wojciech Szczesny para hacer un paradón que evitaba el primer tanto del partido, después de un potentísimo disparo de Kanno que el meta de la Juventus salvó con una intervención de mucho mérito.

Polonia solo podía frenar a su rival a base de faltas, lo que provocó hasta cuatro amarillas en los europeos en la primera parte. Es más, Matty Cash pudo ser expulsado -tanto por segunda amarilla como por roja directa, si el colegiado lo hubiera considerado- tras soltar un codazo muy peligroso en una jugada aérea. Wilton Sampaio no lo consideró así y, justo al borde del descanso, una buena acción precisamente del lateral le servía a Polonia para ponerse por delante en el marcador.

Corría el minuto 40 cuando Szczesny sacó con precisión al lateral derecho del Aston Villa. Tras ganar muchos metros con el balón controlado, le filtró un gran balón a Robert Lewandowski que, aunque no pudo superar al meta Al Owais en primera instancia, consiguió girar sobre sí mismo y dar un regalo a Piotr Zielinski para que fusilara al meta árabe y pusiera a su selección por delante. Pero los 'Halcones Verdes' no había dicho su última palabra en la primera mitad.

Lewandowski celebra su primer gol en un Mundial. (EFE/EPA/Ronald Wittek)

Szczesny, el gran protagonista

No perdieron su identidad ni su idea de juego, por lo que continuaron buscando la meta de Szczesny con ganas. Y fruto de un balón al área, que parecía que no iba a ningún lugar, Bielik golpeó de manera inocente a Al Shehri por detrás... y el VAR avisaba de la posible infracción. Cobrada por el colegiado brasileño, Szczesny se vestía de héroe: primero, parando la pena máxima a Al Dawsari y, después, haciendo una increíble intervención en el rechace al disparo de Al-Burayk.

La segunda parte comenzó de manera muy similar, con Arabia Saudí atacando en busca del empate, pero sin concretar... y con una Polonia que hacía gala de su pegada. La más clara para los 'Halcones Verdes' fue un disparo de Salem a bocajarro que Szczesny, de nuevo, salvaba de manera milagrosa, momento en el que llegaron las dos más claras de los europeos, con sendos remates al larguero y al palo de Milik y Lewandowski, respectivamente.

Los números hablaban solos: Arabia Saudí había disparado 12 veces a portería sin acierto; Polonia, cuatro... entre las que se encontraba el gol y dos palos. El control y el dominio era saudí, pero el peligro absolutamente polaco. Y tanto iba el cántaro a la fuente que Lewandowski, aprovechando un grosero error de Almalki, fusilaba a Al Owais para hacer su primer gol en un Mundial, sentenciar el partido y dar un paso fundamental en busca de octavos de final.

Con este triunfo, Polonia consigue ponerse como primera de grupos e, indirectamente, pone contra las cuerdas a Argentina. Si la albiceleste no es capaz de derrotar a México, dirá adiós al Mundial a las primeras de cambio en lo que sería uno de los grandes fracasos argentinos de los últimos años. Y todo gracias a un Szczesny y un Lewandowski que se sobraron y bastaron para acabar con una Arabia Saudí que mereció más... pero que tuvo la pólvora mojada.

×