Quiere volver al Málaga y si sube a Primera División está dispuesto a jugar prácticamente gratis

img

Isco Alarcón fue anunciado por sorpresa como nuevo jugador del Sevilla FC hace tan solo unos días. Una noticia que cogió a todos de improviso, debido a que hacía tiempo que no se escuchaba ninguna novedad al respecto. Se sabía del enorme interés que Julen Lopetegui tenía en contar con su antiguo alumno, pero las exigencias económicas del futbolista hacían que la operación se tambaleara. Finalmente, parece que lograron solventar esas diferencias. Obviamente, también ha influido la venta de Jules Koundé al Barça, que ha provocado que tengan más dinero para pagar al ex del Real Madrid. Se presupone que será su último o penúltimo desafío, pues ya tiene 30 años, y todo hace indicar que sus planes no pasan por retirarse muy tarde. Porque en las últimas campañas el internacional español ha demostrado una falta de ambición y de motivación preocupante, negándose a abandonar el Santiago Bernabéu, por muy pocos minutos que tuviera. Isco Alarcón, en su presentación con el Sevilla FC (Foto: Kiko Hurtado). Pese a que Florentino Pérez le obligara a irse, en ningún momento se mostró dispuesto a hacerlo, consciente de que en ningún otro lugar podría percibir el mismo salario. Al final, se salió con la suya, y se quedó en la capital de España hasta que su contrato expiró. Por suerte, ha podido encontrar refugio en el Ramón Sánchez-Pizjuán, donde confían plenamente en que pueda recuperar su mejor versión. O al menos, ser de ayuda gracias a su calidad individual. No será una tarea sencilla para Lopetegui rescatar a Isco, que ya hace tiempo que entró en una espiral tan negativa como preocupante. Aunque no cabe duda de que, en caso de conseguirlo, el Sevilla habrá realizado una contratación magnífica, y sin pagar ni un solo euro a cambio. Pero no podrán disfrutarlo por mucho tiempo, pues solamente ha firmado por dos temporadas, y en un principio, los planes del de Arroyo de la Miel no pasan por estar mucho tiempo allí. Más bien, Isco quiere esperar a que el club de su corazón, el Málaga, regrese a LaLiga Santander, para poder volver a jugar en La Rosaleda, de donde se marchó hace ya nueve años. Sin duda, sería una noticia brutal para la afición, que aún adora y considera a Isco un ídolo. Pero primero deben cumplir con su parte, es decir, subir a Primera División, para que esto se haga realidad.

×