img

La opinión del día sobre los Juegos, el Sporting y el Oviedo: Carreño, uno de Tiñana y el raquitismo

Pues al final fue que sí. Pablo Carreño ya forma parte de la historia del deporte español. Y con todo merecimiento. El asturiano, gijonés, grupista y sportinguista, entre otras cosas, ventiló a todo un Djokovic, al que le demostró que una medalla en unos Juegos Olímpicos es una medalla sea del material que sea y que el número uno lo debe ser de palabra y obra. Olé por el tenista astur, que pasa a engrosar la lista de olímpicos “made in la madreñina” con premio y da lustre y esplendor a un medallero español que iba camino de ser ingresado en la UCI por raquitismo.

×